lunes, 5 de noviembre de 2018

Crema de judías verdes


En cuanto bajan un poco las temperaturas recurro a las cremas, me resultan muy reconfortantes y para las cenas son perfectas. Por supuesto también para la hora de la comida, siempre me apetece una buena crema. Ya tengo varias publicadas en el blog. Hoy le ha tocado el turno a la de judías verdes. Es una receta sencilla, y como forma parte de las recetas de lo que podríamos llamar "del día a día" no quería que faltara en mi recetario.

Cuando hago cremas me gusta ponerles por encima alguna cosa que se pueda morder. En este caso puse pistachos, las propias judías verdes, alguna pipa de calabaza y unas tiras de marinadas, especiadas y secadas de Kubdu que encontré en mi última caja de Degustabox. Así le doy algún contraste de texturas a la crema.


Siempre os cuento las novedades que me llegan a casa en esta estupenda caja de Degustabox llena de productos sorprendentes y que llaman mucho mi atención:

- Galletas Cookiens Dinosaurus, que llegan sin azúcares añadidos ni edulcorantes artificiales, para que los más pequeños puedan disfrutar al máximo.

- Tableta de Chocolate Negro Les Recettes de l'Atelier de Nestlé, si te gusta el chocolate negro combinado con almendras aquí tienes tu tableta perfecta, para gozar con cada bocado.

- Bebida de Avena reducida en azúcares de Alpro, para los que buscan sabor con menos azúcar, para tomar sola o acompañada con cereales.

-Salsa de Kebab White de Choví es una salsa de yogur, cremosa y ligeramente especiada, creada para los populares Döner Kebabs. Yo este tipo de salsas las utilizo para acompañar carnes, o en las ensaladas, o en todo lo que se me ocurre, es que me encantan las salsas.

- Mikado Intense, el capricho perfecto para comenzar o terminar el día con algo dulce y ligero. Chocolate negro, caramelo y toque de sal: la combinación perfecta.

- Bimbo Pantera Rosa marcó una generación, ¡la mía! Cuántos me habré comido de joven, así que me ha encantado encontrarlos en la caja.

- Luna de Miel en un formato práctico, para llevar a donde más nos interese, miel 100% pura y natural.

- Lay's Mediterráneas con aceite infusionado con tomate y albahaca. Patatas fritas en aceite de oliva 100%

- Patak's salsa Masala es una salsa de tomate un poco picante con cilantro, jengibre, ajo y comino.

- Yatekomo nueva KePasta Boloñesa, deliciosos marcarrones con salsa boloñesa listos en 4 minutos

- Kubdu, se trata de un bistec de ternera o una pechuga de pollo macerada, especiada y secada lentamente a baja temperatura durante una seman, cortada en virutas, sin aditivos ni alérgeobs ni azúcares añadidos.

-  Infusiones de Susarón elaboradas con productos específicos para cada una de tus preocupaciones de cada día.

- Cerveza Cruzcampo Especial, equilibrada, la perfecta combinación entre el suave amargor y sabor intenso.

Si te interesa recibir la caja de Degustabox en casa, con productos nuevos de marca, recuerda que con el código EEEKR obtendrás un magnífico descuento, el precio final será de 9,99€ en vez de 14,99€ (gastos de envío incluido) para la primera caja de la suscripción ¿Qué te parece? :)


Ahora vamos con los ingredientes, de nuevo cogí papel, bolígrafo y una balanza con la idea de poner las cantidades exactas con las que hice esta receta:

- 400 gramos de judías verdes
- 2 cebollas (220 gramos aproximadamente)
- 1 diente de ajo
- 2 patatas (250 gramos aproximadamente)
- Una pizca de sal
- Una pizca de pimienta
- 100 ml de aceite de oliva virgen extra
- Un puñado de pistachos
- Un puñado de pipas de cabalaza
- Pechuga de pollo macerada, especiada y secada lentamente Kubdu
- 500 ml de caldo de pollo
- 2 quesitos en porciones



Lo primero que hice fue sacar las judías verdes del congelador y dejar que se descongelaran.

Luego pelé las cebollas, la corté en trozos pequeños. Seguidamente pelé el diente de ajo y lo piqué en trozos muy pequeños. También pelé las patatas y las corté en cuadrados.

Entonces puse a freír la cebolla en una sartén con el aceite de oliva. Cuando la cebolla comenzó a blanquear añadí el ajo. (Normalmente siempre frío primero el ajo y luego añado la cebolla, pero en esta ocasión lo hice al revés).

Dejé freír un par de minutos e incorporé los dados de patata en la sartén. Dejé que se friera todo durante unos minutos. Entonces añadí las judías verdes, una pizca de sal, otra de pimienta y rehogué un poco. Terminé cubriendo con el caldo de pollo. Dejé cocer unos 20 minutos aproximadamente, hasta que comprobé que la judía verde estaba tierna.

Aparté unas cuantas judías verdes para ponerlas por encima más tarde y  puse en el vaso de la batidora toda la preparación que había frito anteriormente junto con dos quesitos en porciones. Lo trituré todo hasta obtener la crema.

A la hora de servir puse en cada cuenco unos pistachos, unas judías verdes, unas pipas de calabaza y pechuga de pollo macerada, especiada y secada lentamente Kubdu. Para mí este pollo ha sido un descubrimiento, en realidad es un snack para comerlo tal cual, pero a mí me ha parecido estupendo para acompañar esta crema.

El último paso consistió en meter la cuchara en cada bol hasta dejarlos prácticamente limpios y disfrutar de esta estupenda crema.





Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Degustabox a la que agradezco su colaboración.


lunes, 29 de octubre de 2018

Pan de pita con dos rellenos diferentes a base de pimiento



Siempre ando dándole vueltas a la cabeza para salir de la rutina y no comer siempre lo mismo, por eso a veces voy buscando combinaciones de ingredientes que me gusten para hacer recetas como la de hoy o incluso combinaciones que ya he usado en unas recetas las aplico en otras. Básicamente la idea de hoy surge de las ensaladas de pimiento que hago habitualmente en casa.

En esta ocasión he rellenado el pan de Pita Mission que encontré en mi última caja de Disfrutabox con un par de combinaciones diferentes, a cada cual más sencilla y más rica.



Las personas que pasan habitualmente por mi blog de recetas saben de sobra que cada mes desde hace mucho tiempo les cuento las novedades que encuentro en mi caja de Disfrutabox:

- Evoqe Pincel Polvos Carobels, es un pincel profesional para aplicar las bases en polvo y los polvos traslúcidos para sellar la base del maquillaje y dar un acabado uniforme y natural. Mi mujer cuando lo vio dio un grito de alegría y dijo "¡Qué bien, un pincel!", como si hubiese visto de pronto algo divino y como si fuese este precisamente el que le faltaba en su extensa colección.

- Chocolate Negro Almendras de Les Rcettes de l'Atelier de Nestlé, una fusión única de un intenso chocolate negro que se potencia con los aromas tostado y crujientes de las almendras.

- Pascual sin Lactosa Cereales y Semillas, con una exclusiva selección de cereales y semillas (avena, lino y amaranto) que aportan un delicioso sabor a la mejor leche Pascual.

- Monodosis de Luna de Miel, miel 100% pura y natural en un formato práctico que nos permite llevarlo a cualquier lado.

- Nescafé Vainilla Latte Cappuccino, es un café creado para tus momentos de placer. Es imposible resistirse a su suave crema que se derrite en tu boca y desprende un aroma a café con sabor a vainilla.

- Desesperados, es una cerveza innovadora de tipo Lager aromatizada con tequila. La bebida perfecta para acompañar tu diversión.

- Mission Pita, mantiene la autenticidad de la receta original, por su versatilidad podrás rellenarlo de todo lo que se te pase por la cabeza: carnes, verduras...

- Caldo para Paella Fácil de Marisco Gallina Blanca, para facilitar nuestra elaboración de paellas, con ingredientes 100% naturales, sin conservantes y bajo en grasas.

- Mini MIni Galletas con Chía y Galletas con Quinoa de Alba Horneados, el sabor de la galleta de toda la vida enriquecido con chía o con quinoa, para aportarte lo mejor de estas semillas ricas en todo los sentidos.

La caja es muy variada, con productos novedosos, ideal para los que nos gusta probar nuevas cosas por un buen precio, directamente en casa, con sólo suscribirte. Si te interesa recibir la caja de Disfrutabox sólo tienes que pasar por su web y seguir las instrucciones, es muy sencillo. Además obtendrás un fantástico descuento con el código OIDOCOCINA, así el precio de bienvenida será sólo 9.99 euros. Los siguientes meses tendrán el precio normal de suscripción, 15.91 €.




Para  uno de los rellenos he usado salmorejo. En casa nos sucede algo con el salmorejo, sencillamente que nos gusta mucho, por eso lo utilizo para todo: para comerlo tal cual, para aderezar ensaladas, como salsa para fritos o para todo lo que so nos pase por la cabeza.

Llevo años haciendo salmorejo y siempre lo hago a ojo, quiero decir que ni mido la cantidad de tomates, ni de pan, ni de aceite, ni de vinagre ni nada. Pero en esta ocasión, como pensaba compartir la receta cogí mi libreta de recetas y me puse a medir y pesar todos los ingredientes. Recetas de salmorejo hay muchas, incluso hace no mucho tiempo leí que había una receta oficial avalada por la Universidad de Córdoba. La mía no sé si se parecerá poco o mucho, pero llevo muchos años haciéndola y queda muy rica, eso sí, hoy con la medida de los ingredientes que usé en esta ocasión:

Ingredientes para el salmorejo:

- 750 gramos de tomates rojos maduros
- Un trocito de diente de ajo (esto depende de nuestros gustos, yo suelo poner medio diente de ajo si es grande o uno entero si es pequeño)
- 35 gramos de pimiento verde
- 50 gramos de pan (preferiblemente de telera) (Si nos gusta más denso podemos poner un poco más de pan)
-1/2 cucharadita de sal
- 120 ml de aceite de oliva virgen extra
- 15 ml de vinagre de Jerez reserva

Yo limpio los tomates y pongo todos los ingredientes en el vaso de la batidora y bato. Tan sencillo como eso. Queda buenísimo.

Nunca olvidaré cuando siendo un chaval hice por primera vez salmorejo en casa, le puse tanto ajo que me decían "está rico, pero quizás con un poco menos de ajo..."


Ingredientes para hacer nuestras pita rellenas:

Para el primer relleno:

- 125 gramos de pimientos del Piquillo rojos y verdes hechos a tiras
- Un chorreón generoso de salmorejo
- 10 langostinos cocidos pelados
- 2 panes de pita

Tan sencillo como mezclar los pimientos, el salmorejo y los langostinos en un bol y luego, después de tostar el pan de pita, abrirlo por la mitad y rellenarlo.


Para el segundo relleno:

- 125 gramos de pimientos del Piquillo rojos y verdes hechos a tiras
- 125 gramos de dados de pechuga de pavo
- 2 cucharadas grandes de queso blanco de untar

Lo mismo que lo anterior, puse en un bol los pimientos, la pechuga de pavo y el queso, formé una pasta con ella y rellené el pan de pita después de tostarlo




Y hasta aquí la propuesta de hoy, ideal para una cena rápida o para una comida acompañado de alguna cosilla más. ¿Con qué propuesta te quedas: con la de langostinos y salmorejo o con la de pavo y queso?






Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Disfrutabox a la que agradezco su colaboración.


martes, 16 de octubre de 2018

Lasaña de carrillera ibérica


Mantengo la teoría de que cuando cocinas algo en una cacerola y hace "chup chup" hay muchas posibilidades de que el plato final tenga éxito. Y eso fue lo que sucedió con estas carrilleras, las cociné de manera tradicional y luego hice una lasaña. El resultado final fue maravilloso.

La textura de las carrilleras me gusta mucho, siempre las hago más o menos de la misma manera, pero hoy quise dale otro puntillo diferente usando este tipo de carne para preparar una lasaña. Hoy he utilizado productos de la empresa Ibéricos Guillén y no es la primera vez que lo hago. También espero que no sea la última, porque tienen una calidad muy buena. Si os gusta la carne os invito a que hagáis en casa la receta, por un motivo sencillo y simple: básicamente porque queda buenísima.





El pasado mes de abril cociné un Solomillo de cerdo ibérico con salsa de fresas y Pedro Ximénez y quedó un plato espectacular. Os dejo de nuevo el enlace por si os interesa echar un vistazo a la receta. Al recordarla ahora os aseguro que se me han puesto los dientes largos...



Manuel Guillén elabora todos sus productos a partir de carnes de cerdo de primera calidad. En sus renovadas instalaciones, plenamente homologadas, se consigue que la carne conserve intactas sus propiedades para garantizar una materia prima inmejorable.

La familia Guillén lleva tres generaciones dedicada al mundo del cerdo ibérico, así que unen la experiencia con la más avanzada tecnología.

Esta empresa familiar, con gran tradición en el sector ibérico, se diferencia de otras productoras por tener el control absoluto sobre todos los procesos, tanto en la cría de los animales y su alimentación pasando por la elaboración y posterior distribución de los productos finales.



Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes;

- Un kg de carrilleras
- 2 cebollas grandes
- 2 zanahorias grandes
- Un diente de ajo
- Un tomate grande
- Un vaso de vino fino de Jerez
- Una pizca de sal
- Una pizca de pimienta
- Aceite de oliva virgen extra
- Un paquete de placas de lasaña
- Una bolsa de queso para gratinar variedad 4 quesos


 

Los pasos que seguí para hacer la receta fueron los siguientes:

Pelé el diente de ajo y lo piqué muy finito.

También pelé las cebollas y las corté en trozos pequeños. Lo mismo hice con las zanahorias.

Rallé el tomate.

Salpimenté la carne.

Luego puse 100 ml aproximadamente de aceite de oliva en una cacerola y cuando cogió temperatura doré un poco por cada lado los trozos de carrillera, los saqué de la cacerola y los aparté.

Entonces eché el ajo picado en la cacerola, antes de que se dorase incorporé la cebolla, fui dando vueltas con una cuchara de madera y cuando comenzó a blanquear la cebolla añadí la zanahoria cortada a dados. Di unas vueltas y freí durante varios minutos. Entonces puse el tomate rallado y una pizca de sal. Cuando pasaron 4 o 5 minutos añadí las carrilleras, di un par de vueltas y puse el vaso de vino. Dejé cocer para que se evaporara el alcohol y cubrí con agua.

Aquí viene un punto importante, el tiempo de cocción dependerá de cómo nos guste la carne. A mi, por regla general, me gusta más bien hecha, ya sé lo que dicen al respecto, pero yo la prefiero así.  Así que la dejé cocer unos 20 minutos, pero cuando llevaba 15 cociendo saqué cuatro tres trozos para hacer luego la lasaña, porque como la iba a poner en el horno de nuevo no quise que se me pasara de cocida.

Llegados a este punto quiero decir que unos trozos de carrillera me los comí tal cual guisados (unos acompañados de patatas fritas, que ya es como estar en la gloria. Las patatas fritas no se ven en las fotos). Tuve que tener al lado unos buenos trozos de pan para mojar en la salsa.



Lo que hice también fue sacar la carne de la cacerola y dejar que el caldo se fuese reduciendo a fuego lento, con la idea de no añadir harina ni nada parecido para reducir la salsa. Solo el propio jugo de la cocción.




Para hacer la lasaña desmenucé los trozos de carrillera. Luego puse en agua las placas de lasaña un buen rato, después las saqué del agua y las sequé con un paño limpio de cocina. Puse una placa en una fuente de horno, encima esparcí trozos de carne y puse un poco de cebolla y zanahorias, encima otra placa de lasaña y de nuevo relleno. Acabé con una placa de lasaña y sobre esta puse queso rallado. Si la queremos más gruesa lógicamente solo es necesario añadir más capas.

Metí en el horno unos 5 o 6 minutos a 180º y por último encendí el gratinador hasta que se doró el queso. Al final dudé si poner un poco de salsa o no en la lasaña, y sí que lo hice. También me la comí con pan. Este vicio por comer pan no sé como cortarlo, pero todos los platos los acompaño con pan. Mi mujer me dice a veces: "¿esto te vas a comer con pan?" Y la miro como diciendo "¿Y por qué no?"




Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Ibéricos Guillén a la que agradezco su colaboración

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...