miércoles, 15 de octubre de 2014

Paccheri rigati rellenos de atún, con pimientos tres colores y pistachos

 
 
El nombre de la receta es muy largo, tan largo como la satisfacción que uno siente al saborear un plato tan rico y acompañarlo con un buen vino como.... He escogido para esta ocasión Mara Martín de Martín Códax, un vino de Alma Atlántica, vinos con estilo Martín. Un estilo que es resultado de la experiencia de Martín Códax, que tras 25 años elaborando vino es el referente de los vinos blancos gallegos.

Alma Atlántica nace gracias a una inquietud por potenciar las características propias de cada vino, de sus varietales y de la zona donde son elaborados.

Mara Martín crece en el corazón de Monterrei, surcado por interminables ríos. Corre por sus venas la esencia de la Galicia interior: frescura y serenidad, intimismo y sensaciones profundas y arraigadas. Mara te lleva de la mano a un otoño brillante.

D.O.: Monterrei

TIPO DE VINO: Blanco

VARIEDAD: 100% Godello

GRADUACIÓN: 13 %

FERMENTACIÓN: depósitos de acero inoxidable con control de temperatura.

Color amarillo pajizo, intenso y limpio.

Destacan las notas varietales como el heno y de fruta como manzana y pera. Intenso toque de flores silvestres con un ligero fondo cítrico de lima.

Paso por boca intenso y graso, con buena estructura fruto del trabajo con las lías. La densidad y untuosidad envuelven el paladar. El vino continúa con un final largo y persistente.
 
En casa no falta una botella de Mara de Alma Atlántica, es un vino que nos encanta y que nos conquistó hace mucho tiempo. Siempre tengo presente que cuando bebamos vino tendremos que hacerlo con responsabilidad, el vino es sano, pero cuando lo tomamos en justa medida.
 
No es la primera vez que uso este vino para acompañar algún plato, hace ya tiempo os traje La merluza con salsa de tomate y toque de chocolate, otro plato con el que estoy convencido de que te chuparás los dedos. 

En cuanto al plato de pasta resulta que nuestra querida sobrina Marta nos regaló hace algún tiempo una bolsa de paccheri rigati traída directamente de Roma y desde que la vi en la bolsa ya me la estaba imaginando en el plato. Al final me decidí a hacer esta ensalada fría, que estaba de buena para arriba. Para hacer la receta de hoy, para dos personas, vamos a necesitar:
 
- Una bolsa de pasa paccheri rigati
 
- Agua
 
- Sal
 
- Tres pimientos para asar: uno rojo, otro amarillo y uno verde
 
- Un puñado de pistachos
 
- Aceite de oliva virgen extra
 
- Dos latas de atún en aceite de oliva
 
 
En primer lugar puse los pimientos limpios, sin pedúnculos ni semillas, en un recipiente apto para microondas, durante 10 minutos a máxima potencia. Luego regué una fuente con un poco de aceite de oliva y puse los pimientos. Eché otro chorreoncito de aceite de oliva y los metí en el horno, estuvieron unos 40 minutos a 180º.
 
Cuando saqué los pimientos del horno los dejé enfriar y les quité la piel. Los pistachos los pelé, los puse en el mortero y los machaqué. Luego puse un cazo al fuego lleno de agua con sal y cuando estaba hirviendo añadí la pasta, la tuve el tiempo que marcaba el fabricante, 13 minutos. Al sacarla del agua la escurrí lo mejor posible.
 
Sólo puse 3 piezas de pasta por persona, los que coman mucho pueden pensar que es poca cantidad, pero he comido esta pasta en otras ocasiones y al rellenarla llena mucho, además también estaban los pimientos, sin olvidad que era una ensalada, por lo que teníamos otro plato como segundo.
 
A la hora de servir puse un trozo de pimiento de cada color en el plato, encima la pasta cocida rellena con el atún en aceite bien escurrido, alrededor eché los pistachos machacados, un poco de sal y aceite de oliva virgen extra. No sé si por la calidad de la pasta, por el dulzor de los pimientos, por el toque de los pistachos, por el aceite de oliva virgen extra... el caso es que hacía algún tiempo que no comía una ensalada tan rica acompañada de un vino de primera.
 


 
Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de la empresa Martín Códax a la que agradezco su colaboración.
 
 

martes, 7 de octubre de 2014

Flan de vainilla, canela y caramelo con galletas

 
Hace algunos días que no subo algún postre, así que hoy traigo un flan, que de vez en cuando hay que alegrarse la vida con algo dulce. Conozco a muy pocas personas a las que no les guste el flan. A lo mejor esta podría ser una opción, pues la textura es algo distinta al flan tradicional ya que está hecho con agar agar, una gelatina vegetal de origen marino.
 
Para hacer el postre he usado algunos de los productos de la nueva caja de Disfrutabox, que este mes nos propone "El misterio de las águilas", porque existen varios mitos y leyendas en torno a las águilas reales que recuerdan a la fábula del ave fénix, que un momento dado de su vida, para sobrevivir, el águila deber arrancar su pico, uñas y plumas ajadas para que crezcan de nuevo, renaciendo así un águila real mas fuerte y poderosa. El otoño hace algo parecido con la naturaleza, es el comienzo de un proceso de renovación. Disfrutabox nos propone consumir productos de origen ecológico, por eso en su caja podemos encontrar de nuevo con muchas sorpresas:
 
- De Cosmética Perfecta nos llega la Crema corporal Sugar Baby de alto poder regenerador, perfumada, con aroma dulce y delicado.
 
- De Ego Profesional trae una Sombra de Ojos Velvet Dúo, de larga duración y excelente adherencia.
 
- Legumbres Luengo nos da la posibilidad de comer legumbres de una forma distinta, con su Hummus Luengo, plato de origen árabe a base de puré de garbanzos.
 
- Puleva Viva con Vital Plus, con todo lo bueno de la leche más vitamina B, hierro y fósforo, para ayudarte a reducir el cansancio.
 
-Fontaneda Digestive Chocolate con Leche, fuente de fibra con una capa de exquisito chocolate, con el Compromiso Harmony, una iniciativa de agricultura sostenible.
 
- Panarro Foods nos trae Delizum Zumo Ecológico de granada y de manzana, las frutas más otoñales de los líderes en el sector ecológico.
 
-Pan de Pita Integral de Hatting, fácil de preparar, rellenar y se manipula con facilidad, admite todo tipo de rellenos.
 
Podréis comprobar que la caja de Disfrutabox llega bien completa, para elaborar el flan de vainilla, canela y caramelo con galletas he usado la leche Puleva Viva y he acompañado con Galletas Fontaneda Digestive Chocolate con Leche.
 
 
Para hacer el flan vamos a necesitar:
 
- La piel de un limón mediano
- Una rama de canela
- 80 gramos de azúcar
- 6 gramos de agar agar
- 3 cucharadas de agua caliente
- Un litro de leche
- Unas galletas
 
 Para el caramelo:
 
- 75 ml de agua
- Unas cuantas gotas de zumo de limón
- 165 gramos de azúcar
 
Comencé preparando el caramelo, para ello puse a calentar en un cazo de acero inoxidable los 75 ml de agua con las gotas de zumo de limón y los 165 gramos de azúcar. Fui removiendo a fuego lento con una cuchara de madera hasta obtener un caramelo rubio con el que rellené el fondo de 6 vasos.
 
En cuanto al flan puse a calentar la leche en otro cazo, añadí el azúcar, la canela en rama, el azúcar de vainilla y la piel del limón previamente bien lavada. Tuve la leche unos minutos a fuego lento, removí llevé a ebullición y aparté del fuego.
 
Por otro lado disolví los seis gramos de agar agar en las tres cucharadas de agua caliente, eché esta mezcla en la leche y la puse a calentar de nuevo unos minutos, hasta que hirvió. Bajé el fuego y seguí calentando durante 4 minutos.
 
Luego quité la piel del limón y la rama de canela, para terminar llenando los vasos. Dejé atemperar y terminé guardando en la nevera durante tres horas. A la hora de servir puse encima de cada flan una galleta. La idea es muy simple y la he cogido de las tradicionales natillas con galletas, pensé que con un flan también quedaría bien la propuesta. Como postre no es mala idea, o mucho mejor: lo podemos comer cuando más nos apetezca...
 


 
Para la elaboración de esta receta he recibido muestra de la empresa Disfrutabox a la que agradezco su colaboración.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Ensalada de arroz, atún y champiñones con aliño de higos

 
 
He buscado en Google quiénes son los que comen más arroz del planeta y después de mirar varios artículos me atrevería a decir que son los asiáticos, aunque confieso que no creo mucho en este tipo de conclusiones. Esta curiosidad viene porque en casa comemos bastante arroz, así que supongo que tenemos que tener algo de asiáticos en nuestros genes, aunque no se nos note demasiado. Bromas aparte, básicamente me gusta comer arroz porque es un ingrediente que da muchas posibilidades, se puede combinar con tantas cosas...
 
Y si hablamos de posibilidades tengo que comentar también todas las  que ofrece un Pack de Degustación de La Montaña de Aliños que me tiene encantado de la vida. La gran variedad de sabores hace de tus aliños un producto que da juego en infinidad de combinaciones, para aliñar ensaladas, acompañar carnes, pescados, frutas... o incluso para elaborar salsas. 
 
La Montaña de Aliños es una empresa alicantina dedicada desde hace más de 50 años al mundo de la restauración. han llegado a conseguir y mantener una estrella Michelín durante más de una década. Hace 5 años, con ilusión renovada, emprendieron una nueva aventura elaborando aliños naturales de calidad, elaborados artesanalmente, sin conservantes ni colorantes, con productos 100 % naturales, no aromatizados artificialmente.
 
Si por algo me gustan estos aliños es por la infinidad de oportunidades que ofrece, por ejemplo, esta ensalada la he aliñado con el aliño de higos, pero podría haber utilizado  también el de tomate + albahaca o turrón al Pedro Ximénez. Si por algo me ha gustado este producto es  porque podemos dar un toque de sabor realmente rico de una manera bien sencilla a nuestro planto sin muchas complicaciones.
 
Para hacer la receta de hoy vamos a necesitar:
 
- 300 gramos de arroz
- Dos latas de atún en conserva al natural
- Una lata mediana de champiñones
- Dos dientes de ajo
- Sal
- Aceite de oliva
- Aliños de higos
- Una loncha de jamón serrano para adornar
- Perejil picado
- Agua
 
 
Lo primero que hice fue cocer el arroz el tiempo que marcaba el fabricante en un cazo con agua y un puñadito de sal. Luego escurrí y aparté.
 
Mientras se cocía el arroz, puse una sartén al fuego y cuando cogió temperatura añadí los champiñones bien escurridos, di unas vueltas, mantuve hasta que se fueron dorando un poco, en casa nos gustan muy hechos. Entonces añadí el ajo bien picado y el perejil. Di alguna vuelta más en la sartén y antes de que el ajo se quemara aparté.
 
Luego añadí en un bol el arroz cocido, los champiñones, las latas de atún y aliñé con el sabor higos de la gama Frutas y Hierbas Aromáticas de La Montaña de Aliños. Terminé colocando una loncha de jamón. Si os gusta el arroz esta es una propuesta sencilla pero bien rica, una receta que se prepara sin muchas complicaciones y que gracias al aliño que escojamos podemos dar al plato un toque bien diferente según nuestros gustos.
 


 
Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de la empresa La Montaña de Aliños a la que agradezco su colaboración.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...