miércoles, 5 de agosto de 2009

Berenjena rebozada




En primer lugar escogemos, donde vayamos a comprar la berenjena, una que tenga la piel lisa y tersa, con buen color. Ya en casa, la lavamos. La cortamos a rodajas finas sin quitar la piel. En estos casos ayuda mucho si tenemos un cortafiambres, pues las rodajas serán más uniformes y todas del mismo grosor. La echamos en agua con un poco de sal durante media hora. Con una varilla batimos un huevo en un bol, le añadimos un poco de leche y sal. En un recipiente echamos pan rayado con perejil picado. A continuación sacamos las rodajas de berenjena del agua y las escurrimos con la ayuda de un paño de cocina limpio, la pasamos por el huevo y a continuación por pan rallado mezclado con perejil muy picado. Calentar abundante aceite de oliva en una sartén y freírlas hasta que se doren.

8 comentarios:

  1. Certifico que estan buenisssssimassss!!!!!!!!
    Y certifico que es un magnifico cocinero!!!!!
    Besitos
    Magui

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Javiiiiiiii!! Se me han removido todos los jugos gástricos...canalla, y a ésta hora...No tenía ni idea de que dominases el arte culinario, y creo que voy a hacer esta receta.
    Menuda pinta tiene el asunto.
    Un abrazo muy fuerte.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo voy a dejarte otra, para que la pruebes, es sencilla:

    PIMIENTOS DEL PIQUILLO CON QUESO MANCHEGO

    SEMICURADO, GRATINADOS.

    Se puede hacer con cualquier queso, pero si es curado ó semicurado, mejor, tendrá un poco más de sabor. Lo mismo pasa con los pimientos, deben ser rojos, y si son del piquillo tendrán un punto delicioso.
    Ingredientes: Una cuña de unos 250 grs. de queso manchego semicurado (también puede ser curado, pero no demasiado)y una lata de pimientos del piquillo, a poder ser de una buena marca para asegurarnos la bondad del producto.
    Comenzamos sacando uno a uno los pimientos de la lata (Yo utilizo una marca en concreto pero no sé si puedo decir aquí la marca)y abriéndolos por la mitad para dejarlos limpios de semillas; una vez hecho ésto los colocamos como si estuvieran enteros, sobre la bandeja para horno, hasta cubrir el fondo , una capa sóla, es bastante.
    Cortamos el queso en láminas no demasiado finas, por la parte triangular de la cuña, hasta que calculemos que serán bastantes para cubrir los pimientos. (Por supuesto antes le habremos quitado la corteza exterior)
    Y una vez cubiertos los pimientos con el queso, al horno, precalentado a 250º unos diez minutos y al meter la bandeja lo bajamos a 180º. El tiempo al gusto del consumidor, yo personalmente controlo el horno hasta que el queso ha fundido un poco y adquiere un ligero tono dorado. No puedo decir el tiempo, porque siempre varia, dependiendo del tipo de queso.

    Te aseguro Javi que te vas a chupar los dedos, es un primer plato, ó un picoteo, para invitar a los amigos con una buena copa de vino, del Priorato, un Riojita, ó un Ribera del Duero (El Protos me encanta).
    Ya me contarás.

    Un fuerte abrazo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  5. como a me gusta a cocinar seguire con interes este blog tambien. berenjena rebozada se hace mucho en mi pais. me gustan

    ResponderEliminar
  6. Javiiiiiiiiiiii.....se te echa mucho de menos.... Un gran abrazo.

    Enrique.

    ResponderEliminar
  7. Certifico que pone siempre todo su empeño en lo que hace y lo hace muy bien. Animo...

    ResponderEliminar
  8. Lo que me gustan a mi las berenjenas rebozadas así y desde que estuve viviendo en Málaga, fritas con un chorro de miel por encima.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por la cocina y dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...