martes, 16 de octubre de 2018

Lasaña de carrillera ibérica


Mantengo la teoría de que cuando cocinas algo en una cacerola y hace "chup chup" hay muchas posibilidades de que el plato final tenga éxito. Y eso fue lo que sucedió con estas carrilleras, las cociné de manera tradicional y luego hice una lasaña. El resultado final fue maravilloso.

La textura de las carrilleras me gusta mucho, siempre las hago más o menos de la misma manera, pero hoy quise dale otro puntillo diferente usando este tipo de carne para preparar una lasaña. Hoy he utilizado productos de la empresa Ibéricos Guillén y no es la primera vez que lo hago. También espero que no sea la última, porque tienen una calidad muy buena. Si os gusta la carne os invito a que hagáis en casa la receta, por un motivo sencillo y simple: básicamente porque queda buenísima.





El pasado mes de abril cociné un Solomillo de cerdo ibérico con salsa de fresas y Pedro Ximénez y quedó un plato espectacular. Os dejo de nuevo el enlace por si os interesa echar un vistazo a la receta. Al recordarla ahora os aseguro que se me han puesto los dientes largos...



Manuel Guillén elabora todos sus productos a partir de carnes de cerdo de primera calidad. En sus renovadas instalaciones, plenamente homologadas, se consigue que la carne conserve intactas sus propiedades para garantizar una materia prima inmejorable.

La familia Guillén lleva tres generaciones dedicada al mundo del cerdo ibérico, así que unen la experiencia con la más avanzada tecnología.

Esta empresa familiar, con gran tradición en el sector ibérico, se diferencia de otras productoras por tener el control absoluto sobre todos los procesos, tanto en la cría de los animales y su alimentación pasando por la elaboración y posterior distribución de los productos finales.



Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes;

- Un kg de carrilleras
- 2 cebollas grandes
- 2 zanahorias grandes
- Un diente de ajo
- Un tomate grande
- Un vaso de vino fino de Jerez
- Una pizca de sal
- Una pizca de pimienta
- Aceite de oliva virgen extra
- Un paquete de placas de lasaña
- Una bolsa de queso para gratinar variedad 4 quesos


 

Los pasos que seguí para hacer la receta fueron los siguientes:

Pelé el diente de ajo y lo piqué muy finito.

También pelé las cebollas y las corté en trozos pequeños. Lo mismo hice con las zanahorias.

Rallé el tomate.

Salpimenté la carne.

Luego puse 100 ml aproximadamente de aceite de oliva en una cacerola y cuando cogió temperatura doré un poco por cada lado los trozos de carrillera, los saqué de la cacerola y los aparté.

Entonces eché el ajo picado en la cacerola, antes de que se dorase incorporé la cebolla, fui dando vueltas con una cuchara de madera y cuando comenzó a blanquear la cebolla añadí la zanahoria cortada a dados. Di unas vueltas y freí durante varios minutos. Entonces puse el tomate rallado y una pizca de sal. Cuando pasaron 4 o 5 minutos añadí las carrilleras, di un par de vueltas y puse el vaso de vino. Dejé cocer para que se evaporara el alcohol y cubrí con agua.

Aquí viene un punto importante, el tiempo de cocción dependerá de cómo nos guste la carne. A mi, por regla general, me gusta más bien hecha, ya sé lo que dicen al respecto, pero yo la prefiero así.  Así que la dejé cocer unos 20 minutos, pero cuando llevaba 15 cociendo saqué cuatro tres trozos para hacer luego la lasaña, porque como la iba a poner en el horno de nuevo no quise que se me pasara de cocida.

Llegados a este punto quiero decir que unos trozos de carrillera me los comí tal cual guisados (unos acompañados de patatas fritas, que ya es como estar en la gloria. Las patatas fritas no se ven en las fotos). Tuve que tener al lado unos buenos trozos de pan para mojar en la salsa.



Lo que hice también fue sacar la carne de la cacerola y dejar que el caldo se fuese reduciendo a fuego lento, con la idea de no añadir harina ni nada parecido para reducir la salsa. Solo el propio jugo de la cocción.




Para hacer la lasaña desmenucé los trozos de carrillera. Luego puse en agua las placas de lasaña un buen rato, después las saqué del agua y las sequé con un paño limpio de cocina. Puse una placa en una fuente de horno, encima esparcí trozos de carne y puse un poco de cebolla y zanahorias, encima otra placa de lasaña y de nuevo relleno. Acabé con una placa de lasaña y sobre esta puse queso rallado. Si la queremos más gruesa lógicamente solo es necesario añadir más capas.

Metí en el horno unos 5 o 6 minutos a 180º y por último encendí el gratinador hasta que se doró el queso. Al final dudé si poner un poco de salsa o no en la lasaña, y sí que lo hice. También me la comí con pan. Este vicio por comer pan no sé como cortarlo, pero todos los platos los acompaño con pan. Mi mujer me dice a veces: "¿esto te vas a comer con pan?" Y la miro como diciendo "¿Y por qué no?"




Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Ibéricos Guillén a la que agradezco su colaboración

29 comentarios:

  1. Qué buena receta Javier, la carrillera a mi me encanta y como dices guisada con trabauitranq sabe a gloria. No sabría si decantarme por la lasaña o la carne con patatas fritas, ambas posibilidades me tientas. Por cierto hablas de picar ajo pero no lo encuentro en el paso a paso. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es una forma distinta, para mi, de comer lasaña, pero no por ello menos rica. Con esos ingredientes que le has puesto y esa elaboración esmerada, desde luego una oportunidad le daba en mi menú.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la idea. La lasaña no tiene por qué ser siempre igual y es una manera fantástica de introducir "camuflados" nuevos alimentos, que no siempre los niños son los problemáticos con la comida ja ja ja

    Y sí, todo lo que haga chup, chup, chup en una cazuela será un exitazo ¡si ya lo sabían nuestras abuelas! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  4. Qué pintaza tiene esa carne, si es que apetece hacer recetas con ella y por supuesto, comer esa rica lasaña. No me importaría nada llegar a casa a mediodía y encontrarla encima de mi mesa, bueno mejor en un plato, claro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me vuelven loca las carnes melosas como las carrilleras, el rabo...el zancarrón (morcillo)...son superiores a mi fuerza de voluntad, jaja....alrededor de una cazuela de carrilleras acompañadas de un puré de patata cremoso he sentado mucha gente a mi mesa y lo que dices, las recetas a fuego lento siempre son exito asegurado....tu lasagna se ve espectacular.
    FELIZ MIÉRCOLES JAVIER
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  6. Me dejas sin palabras!!
    Que barbaridad!! Este plato tiene que estar de vicio!!
    Qué bien se come en tu casa ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  7. La cocina al chup-chup, es cierto que siempre es un éxito, así como tu espectacular lasaña.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Javier!! Pues te has marcado dos estupendas recetas en una. Un día, una estupenda carrillera guisada y al siguiente, con lo sobrante, pues se reutiliza en esta riquísima lasaña, eso si que es sacarle el máximo partido al producto al máximo. Por cierto, yo también prefiero la carne hecha, eso de que el plato se tiña de rosa, no me va nada. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. has tenido una idea fantástica, hacer una lasaña de carrilleras debe ser éxito rotundo. La pinta es deliciosa. Un beso Javier

    ResponderEliminar
  10. Una lasaña buenisima con esa carne tiene que estar riquisima , yo tambien suelo comer pan con casi todo jajaja Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Que delicia de lasaña con carrillera, con lo rica y melosa que está esta carne, tiene que estar muy buena y con toda la salsita para mojar pan.
    Besoss

    ResponderEliminar
  12. Me parece una pasada (sabes que existe Seur o similar para nadar estas cosas a casas de otros blogueros???no ves que si no,no podemos saber si está bueno????):)

    ResponderEliminar
  13. Me imagino como tenia que estar esa lasaña con las carrilleras cocinadas a fuego lento con lo rico que esta todo lo que se cocina asi ,vamos que como dice Mar tienes que enviarnos la prueba por Seur o un transporte similar,te ha quedado un plato de relujo que seguro estana de rexupete , no se si venir a verte mas pues no dejas de ponerme los dientes largos largos , todo se me antoja .
    Bicos mil y feliz finde wapo.

    ResponderEliminar
  14. Que carrilleras......tan ricas y cocinadas sin prisas,una lasaña muy nuestra¡¡¡
    Besitos y feliz fin de semana¡¡

    ResponderEliminar
  15. Javier, te ha quedado espectacular. Huele hasta aquí.., ese vinito, mamma mia!
    Yo la carne para la lasagna la hago muy parecida con la receta del ragut italiano, con dos variaciones, ponemos apio y vino tinto en vez de blanco. Así que me imagino perfectamente el sabor, nunca he usado esta carne de cedro para rellenos de pasta, pero debe ser una gozada.
    Muchos besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  16. Unas carrilleras de lujo te han quedado y la idea de hacerlas en lasaña, genial.
    Cuando vivía en la peninsula las hacia mucho pero aquí en Canarias son dificiles de encontrar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta esta carne tan melosa y con un sabor delicioso y en esta lasaña tiene que estar increíble. Muy buena receta.
    Un fuerte abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  18. Bueno, bueno!!! que receta tan rica. Las carrilleras de cerdo o de ternera cuando se guisan haciendo "chup chup" están muy sabrosas y quedan muy tiernas. Si encima las utilizas de relleno de una lasaña ni te cuento. De diez !!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Estas carrilleras guisadas así son divinas y el resultado de la carne tan melosa y gustosa, es un éxito seguro dentro de la lasaña.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. toma ya!! este si que es un plato festivo!! no veas que pinta que tiene! quien pudiera coger un poquito! besos

    ResponderEliminar
  21. . Les galtes fetes així han de ser super meloses per tant la lassanya ha de ser boníssima!

    Ptnts
    Glòria

    ResponderEliminar
  22. Hola Javier. No he hecho nunca las carrilleras aunque cuando las he comido me han gustado mucho.
    Lo cierto es que cocinadas de la manera como lo has hecho no dudo de que el resultado ha sido un éxito. Tanto solas o en lasaña estas carrilleras tienen que estar de vicio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me voy corriendo a tu cas Javier, que pinta madre¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  24. hui hui ficou com um aspecto tao bom hummmm bjs

    ResponderEliminar
  25. La lasaña mas rica y original que he visto, madre mia que bocado mas maravilloso tiene que ser , me ha encantado, Mil besicos amigo

    ResponderEliminar
  26. Javier , me encantan las carrilleras y asi en lasaña tienen que quedar de vicio
    besinos

    ResponderEliminar
  27. Esto son dos recetas en una, estoy segurísima de que el relleno te ha quedado sabroso y espectacular, ya e gustaría probarlo, me encanta. Un plato de 10! besos :)

    ResponderEliminar
  28. Hola Javier
    En la variedad esta el gusto, siempre tenemos por costumbre hacer los platos de la misma forma, aveces viene bien cambiar un poco la estética de los platos, parece que hasta les cambia el sabor, y porque no cambiar algún ingrediente para darle nuestro toque personal. Dicho esto, que anda que no me he alargado, jeje, me parece genial como la has preparado, tiene una pinta riquísima, de lujo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por la cocina y dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...