miércoles, 24 de febrero de 2021

Tostones

 

Hace varios años estaba dando con mi mujer una vuelta por Barcelona, paramos en un bar con la idea de tomar alguna tapa y vimos que aparecían los tostones en la carta. Yo no tenía ni idea de qué eran los tostones, así que le preguntamos a la camarera, y recuerdo que amablemente nos explicó algo así como que se trataba de un plátano macho frito que se consumía en algunos países de sudamérica. Nos picó la curiosidad y decidimos probarlos. Nos llamaron mucho la atención, no recuerdo qué más comimos aquel día, pero los tostones quedaron grabados en mi cabeza. Por cierto, es lo que tiene una ciudad cosmopolita como Barcelona, que en la carta de un bar te encuentras cosas tan dispares como unas patatas bravas, junto con un gazpacho, unas butifarras, un fricandó, la tortilla de patatas, la ensaladilla rusa o unos tostones. Globalización lo llaman algunos...

Hoy en día encontrar los plátanos machos en las fruterías de Badalona es muy común, igual que otras frutas y verduras que no conozco, con las que no he cocinado en mi vida.

En fin, el caso es que el otro día compré un plátano macho con la idea de hacer los tostones y al ver que en mi nueva caja de Degustabox venía un bote de Salsa Cheddar de Ybarra pensé que le vendría genial. Ya sabéis que soy muy salsero, así que al final hice los tostones y me fui animando, poniendo en una bandeja cosas para picar que tenía en casa junto a otras que también venían en mi caja. Una bandeja ideal para disfrutar de una "Movie Night", que es la temática de la caja de este mes.


Cada mes os hago un apunte de los productos que encuentro en mi caja de Degustabox, ya sabéis que si os suscribis en su página web tendréis la oportunidad de probar un montón de productos, como en este caso, cuya temática es "Movie night", y que encontré las siguientes novedades:

- Burguer Brioche Dulcesol, ideal para acompañar nuestras hamburgueas en casa, un par tierno y consistente, gracias a su receta gourmet. Con mis hamburguesas caseras de pollo irá genial ;)

Fisherman's Friend Original y Fisherman's Friend Frambuesa, me encanta recibir estos caramelos tan refrescantes que puedes llevar a donde quieras gracias a su formato, los conozco hace mil años, cuando los compraba es su característca lata.

- Frutapunto de Fresa de Helios, me encanta este formato para la hora del desayuno, con su sistema antigoteo es muy sencillo dosificar la cantidad que queremos consumir. Ya os he contado muchas veces que me encanta la mermelada, sobre todo combinarla con quesos en mis tostadas por la mañana, pero también pero es ideal para tortitas, crepes, croissants, cupcakes... y todo lo que se nos ocurra.

- Knoppers de Storck, con un formato ideal para llevar allá donde quieras, esta combinación de avellanas, crema de avellanas, leche, barquillos horneados y chocolate nos dará mucha energía, es más, nos alegrará el día en el momento que comiences a saborearlo.

Krave Dark Choco Kellogg's, a ver quién se resiste a estas almohadillas  de cereales crujientes con chocolate a la hora del desayuno. A mí me gusta tomarlos a la hora del desayuno con un yogur, si es griego mucho mejor, los chocoadictos lo encontrarán irresistible.

- Kruncheese Clásico o Pizza de Campofrío Snack'in, muy crujientes, para la hora del snack, horneados, que no fritos, puro sabor de Italia en tu boca. Yo los puse para picar, pero para añadir a nuestras ensaladas caseras es ideal, aportarán mucho sabor y un toque crujiente irresistible.

- La Prohibida Cider, hecha con Manzanas Rojas y Verdes, ideal para tomar bien fresca, con hielo y canela queda ideal, con ligera acidez y final dulce. Prúebala acompañada de un buen queso, te sorprenderá!

- Milka Shake, una forma distinta de disfrutar del chocolate Milka, un batido completamente irresistible, para tomar bien frío con caliente (en el microondas), de la forma prefieras.

- Pure Infusion Black Tea o Rooibos, dos sabores diferentes, una bebida baja en calorías, ideal para refrescarnos después de hacer deporte o en ese momento en el que te apatece algo natural y refrescante en tu momento de relax en casa.

- Salsa Cheddar Ybarra, una vez que la descubras y la propuebes no podrás parar de combinarla con tus platos favoritos, patatas fritas, nachos, ensaladas, carnes, pastas... yo la combiné con los tostones, y quedó de miedo.

- Tortilla chip White XL de Zanuy, este tamaño es ideal para acompañar el popular Pico de Gallo, porque están elaborados con maíz blanco, que aporta un sabor más suave a nuestros nachos. Aunque lo ideal es probarlos con la salsa que más nos guste, en una cena temática mexicana por ejemplo.

Yogisan 0% Plátano | Fresa y Plátano de Be Plus, ideal para los más peques de la casa, para que puedan disfrutar de todo el sabor de la fruta gracias a que no tienen azúcares añadidos. Además están elaborados con frutas 100% ecológicas y su práctico formato nos permite consumirlo fuera de casa.

Si queréis recibir en casa cada más novedades os recuerdo que podéis suscribiros en su web. Y recuerda!!! Con el código 0DIF4 obtendrás un magnífico descuento, el precio final será de 7,99€ en vez de 14,99€ (gastos de envío incluido) para la primera caja de la suscripción.



Desde aquella primera vez que probé los tostones hace ya unos cuantos años he visto hacerlos en más de alguna ocasión en algún programa televisivo, también los he encontrado en algún libro o revista y, por supuesto, en algún blog culinario. Así que os cuento cómo los hice en casa. Quedan muy ricos. Primero os cuento los ingredientes que usé para hacer los tostones:

- Un plátano macho
- Aceite para freír (en este caso usé de girasol)




Lo primero que hice fue hacer un corte a la piel del plátano longitudinalmente y luego otro por el otro lado, con la idea de pelarlos, de esta forma es más sencillo quitarles la piel.

Luego lo corté en rodajas más o menos del mismo grosor.

A continuación freí las rodajas en aceite bien caliente, unos dos o tres minutos aproximadamente.

Una vez fritas las rodajas las saqué, les di un golpe seco con la base de un vaso, con la idea de estrujar estas rodajas fritas.

Las freí de nuevo.

Las saqué y las puse en un papel absorvente.

No le puse sal ni nada, porque la idea era comérmelos con la salsa de queso, y pensé que no era necesario.


Os cuento todo lo que puse en la bandeja para picar junto con los tostones:

-  Lonchas de jamón Serrano
- Rodajas de chorizo ibérico
- Pistachos
- Snack'in Clásico de Campofrío
- Tiras de zahoria
- Tostones
- Uvas
- Salsa Cheddar Ybarra
- Lonchas de fuet de pavo
- Snack'in Pizza Campofrío
- Brezel Crackers Mix
- Mandarina


Se me olvidó ponerlo en la bandeja, pero también serví un bol co picos, yo no sé comer chorizo o jamón sin picos, así lo he hecho siempre.

Los tostones con la Salsa Cheddar Ybarra quedaron muy ricos, también los bastones de zanahoria. Realmente la salsa Cheddar Ybarra es muy versátil, tiene una textura muy buena y un sabor muy rico, la podrás combinar con lo que más te guste.

Por cierto, estuve mirando en la RAE la palabra tostón, y tiene más de 10 acepciones. También lo busqué en Wikipedia, y dice esto: "Los tostones ( pronunciación en español: [tosˈtones] , del verbo español tostar que significa " tostar ") son rodajas de plátano fritas dos veces que se encuentran comúnmente en la cocina latinoamericana y caribeña . Más comúnmente conocidos como tostones en Puerto Rico , Jamaica , Nicaragua , Cuba , Honduras y Venezuela , también son conocidos como tachinos o chatinos en Cuba; plátano frito o frito verdeen República Dominicana; bananes pesées en Haití ; patacones en Panamá , Venezuela , Colombia , Costa Rica , Perú y Ecuador ; y, a veces, patacón pisao en Colombia."

Y ya puestos a buscar también tuve curiosidad por saber la diferencia entre Tostones y Patacones, pues estos últimos también los he encontrado alguna vez en alguna carta de algún bar, pero no me ha quedado clara la diferencia, si es que la hay, quizá alguno de vosotros sepa contarme en qué se diferencian realmente.







Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Degustabox a la que agradezco su colaboración.



miércoles, 17 de febrero de 2021

Ensalada con verduras, berberechos al cava y mandarina




De vez en cuando me gusta compartir en el blog alguna ensalada, ya he contado multitud de veces que en casa las comemos durante todo el año y esta de hoy es una de esas que me encantó, por las texturas, por el sabor, por el aroma... y por el Aceite de Oliva Virgen Extra que usé, en este caso de la marca  La Sahita




La Sahita es, en todas sus variedades, Aceite de Oliva Virgen Extra 100% garantizado. Producen y comercializan productos innovadores de gran calidad y distinción con un alto compromiso hacia el medio ambiente.

Elaboran productos culinarios beneficiosos para la salud y apuestan por deleitar a los paladares más exigentes a través de los aceites virgen extra de alta calidad, gracias al trabajo de investigación y a la colaboración de magníficos profesionales del sector del aceite.

Como 100% Oliva Virgen Extra, La Sahita debe superar dos controles específicos. En primer lugar, en laboratorio se comprueba que una serie de parámetros sean correctos, el más famoso es la acidez, debiendo ser menor de 0,8% y que indica en porcentaje el número de ácidos grasos libres expresados en ácido oleico.

Le sigue el control organoléptico, un panel de cata debe catalogar ese aceite de oliva como virgen extra, para lo cual el aceite debe tener entre todos los catadores del panel una mediana del defecto igual a cero, y una mediana del frutado positiva.

La finca “La Sahita”, se encuentra situada en el corazón de Extremadura. Aunque gracias también a su inmejorable clima y particular suelo, propicia unas condiciones únicas para el cultivo del olivo. Inviernos fríos que eliminan del olivo los insectos y veranos cálidos que permiten el mejor desarrollo del fruto. Sus miles de árboles de cultivo superintensivo aseguran la calidad en todo su proceso. El proceso se realiza de forma mecánica, eliminando la influencia humana y asegurando el mínimo de tiempo entre la recogida y su molturación.

En La Sahita, se caracterizan por cuidar su producto en todos los procesos. Es por eso que el cuidado de los olivos se lleva a cabo por los mejores especialistas y expertos en olivicultura, los cuales aplican una moderna técnica que permite recoger de forma automática sólo la aceituna del árbol, sin dañarla y en el mejor momento de maduración posible (máximo afrutado y mínima acidez), evitando que la aceituna toque el suelo y sufra golpes.

Además, se cuenta, desde su inicio, con el asesoramiento externo del mejor equipo de expertos agrícolas del país a través de la empresa Todolivo. Esta empresa les mantiene informados de todos los avances por sus constantes estudios en colaboración con la Universidad de Córdoba.



Fijaos que presentación tan atractiva tienen los productos de La Sahita, sus envases son realmente atractivos y, lo más importante, el aceite es de categoría superior. No sé si tenéis pensado hacer algún regalo los próximos días, pero estos estuches hay que tenerlos en cuenta, porque enamoran a primera vista, os animo a pasar por su página web. Precisamente en casa ya conocíamos esta marca hace algunos años, porque un familiar nos regaló una botella con un diseño muy chulo relacionado con Dalí y la tenemos guardada con mucho cariño.



Ahora paso a enumeraos los ingredientes que usé para hacer esta ensalada, no sin deciros que como otras tantas veces me resulta muy difícil especificaros las cantidades exactas, os pido que me disculpéis, pero en este tipo de elaboraciones para mí lo más importante es captar la idea de la receta y luego poner en práctica el sentido común a la hora de elaborarla:

- Romanesco
- Calabacín
- Rábanos
- Mandarina
- Perlas de Mozzarella
- Vinagre de Jerez
- Sal
- Aceite de Oliva Virgen Extra variedad Aberquina La Sahita
- Berberechos
- Cava
- Diferentes hojas de brotes de lechuga




Ahora paso a contaros cómo hice la ensalada de hoy:

Lo primero que hice fue poner los berberechos en un recipiente con agua y un puñado de sal, durante 3 horas, para que fueran soltando la arena. Luego los lavé bien, con agua bajo el grifo, durante unos minutos.

Seguidamente lavé el calabacín y con la ayuda de un pelador corté unas lonchas finas. Luego las puse en un estuche de silicona apto para microondas, con un poco de agua, durante un minuto a máxima potencia.

Luego cogí unos trozos de romanesco y los puse dentro del estuche de silicona, con un poco de agua, también durante un minuto a máxima potencia, en el microondas.

En el mismo estuche de silicona puse unos berberechos, con un chorreón de cava y una cucharadita de agua, durante un minuto a máxima potencia en el microondas.

La mandarina la lavé con agua y la pelé. La piel la corté en tiras y luego en trocitos pequeños. A los gajos les quité la piel y los corté en trocitos pequeños.

Los rábanos los lavé con agua y los corté en rodajas muy finas.

A la hora de montar el plato puse una base de lonchas de calabacín. Encima de éstas coloqué unos trozos de romanesco, los berberechos, las rodajas de rábano, las bolas de mozzarella cortadas por la mitad, los trocitos de mandarina y las hojas de lechuga.

La vinagreta la hice mezclando Aceite de Oliva Virgen Extra Sahita, un poco de vinagre de Jerez, los trocitos de piel de mandarina y una pizca de sal.

Y el resultado de todo este proceso lo podéis ver en la foto que sigue.


Ya solo me queda contaros algunas observaciones sobre esta ensalada, primero deciros que el resultado fue un plato muy delicado, con unos contrastes muy ricos. Las verduras, al haber estado tan poco tiempo en el microondas, casi tenían el punto de crudités. Los berberechos, que ya tenían el puntillo del cava, con los trocitos de mandarina ligaron de miedo. Por cierto, dudé mucho si poner los berberechos con conchas o sin ellos, pero al final opté por dejarlas. Y no me quiero olvidar del puntillo amargo picante de los rábanos.

Y la vinagreta, una pasada. Puse muy poco vinagre, pero ya sabéis que esto va a gusto de cada uno. Por cierto, mira que es a veces complicado escoger el nombre para una receta, siempre procuro que más o menos que, el que escojo finalmente, se ajuste a lo que lleva el plato y resuma, de algún modo, la filosofía del mismo.

No me quiero ir sin deciros que en casa cocino para dos personas, por eso hago dos platos como el de la foto habitualmente. Por este motivo me suele sobrar, por ejemplo, romanesco, rábano, berberechos... pero en casa se aprovecha todo. El resto del romanesco también lo hice en el estuche de silicona, con un poco de agua, en el microondas, y luego lo salteé en una sartén con aceite y ajo muy picado. Los rábanos restantes los lavé bien, los corté por la mitad y los aliñé con aceite de oliva, vinagre y sa. Los berberechos que me quedaron los hice al cava con Thermomix... y así con todo lo demás, todo se aprovecha. es lo que me enseñaron a hacer desde bien pequeño.

Os animo, como siempre, a que hagáis esta ensalada en casa, al fin y cabo esa es la razón principal por la que comparto mis recetas. ¡Cuidaros!
















 

Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de la marca La Sahita a la que agradezco su colaboración.

miércoles, 10 de febrero de 2021

Crema de remolacha con trufas de queso y frutos secos

De vez en cuando me gusta compartir con vosotros la receta de alguna crema, en casa no faltan nunca, así que siempre ando dándole vueltas a la cabeza para no repetir siempre las mismas. Hasta ahora he compartido los Vasitos de crema de zanahoria y crema de brócoli con queso Payoyo, la Crema de guisantes, la Crema de espárragos con perlas de salmón o la Crema de tomates asados con medallones de queso, langostinos, pistachos y perlas de trufa por nombrar algunas. En este otro enlace "Cremas" podréis encontrar otras variedades, por si os interesa.

Y hoy le toca el turno a esta rica Crema de remolacha con trufas de queso y frutos secos. Cuando estuve en Polonia probé una sopa de remolacha y desde entonces ando con la idea de buscar la receta en Internet, hacerla en casa y compartirla en el blog. Pero con una cosa y otra nunca encuentro el momento de hacerlo. Así que el otro día pensé que quizás en vez de hacer una sopa de remolacha podría hacer una crema a mi manera, con la base que suelo hacer habitualmente para las cremas en casa, y que el ingrediente principal fuese la remolacha. Así que de la sopa de Polonia solo me quedó la idea de utilizar la remolacha como base. Las recetas siempre surgen por algún motivo, por alguna idea que se enciende en la cabeza.



Hoy, para presentar esta Crema de remolacha con trufas de queso y frutos secos he usado un plato muy elegante de la gama Cloud de Tableswing. No me digáis que no luce bien esta crema en este fantástico plato. Ya os hablé un poco de esta marca el mes pasado cuando compartí con vosotros el Parmentier de parmesano con calamares al Jerez y toques cítricos. Se trata de una empresa que nació de la pasión por este oficio milenario y el amor a la gastronomía.

Tableswing cuenta con un gran equipo que crea, diseña y fabrica sus colecciones tanto para Hostelería como Hogar. Une las fuerzas del conocimiento de más de 75 años en la fabricación de porcelana de una empresa propia en España, el conocimiento del mercado del equipo comercial, con las posibilidades que nos ofrece una fábrica en Asia que les brinda la posibilidad de hacer sus propios diseños.


Los ingredientes que usé para hacer esta "Crema de remolacha con trufas de queso y frutos secos" fueron los siguientes:

Para la crema:

- 1 cebolla (100 gramos aproximadamente)
- 1 patata (100 gramos aproximadamente))
- Remolacha cocida (280 gramos aproximadamente)
- Un poco de pimienta molida
- Una pizca de sal
- 80 ml de aceite de oliva virgen extra
- 225 ml de caldo vegetal
- 2 quesitos en porciones

Para las trufas de queso:

- 100 gramos de queso blanco crema de untar
- 1 quesito en porciones (15 gramos)
- 1 quesito Camembert en porciones (15gramos)
- 20 gramos de queso Parmesano rallado
- 10 gramos de cebolla frita deshidratada
- 2 mini biscotes
- 10 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gramos de mezcla de frutos secos (pasas, almendra cruda, semilla de calabaza, semilla de girasol, orejón de albaricoque, almendra tostada, pistachos)

Otros ingredientes:

- Hojas de canónigo
- Dados de coco deshidratado
- 4 huevos de codorniz
- Crema de vinagre de Módena
- Semillas de chía
- Aceite de oliva virgen extra




El procedimiento bien sencillo:

Lo primero que hice fue la crema.

Primero pelé la patata y la corté en dados.

La remolacha cocida la corté en dados también.

Luego pelé la cebolla y la corté en trozos pequeños.

Seguidamente puse en una cacerola el aceite de oliva. Cuando cogió temperatura puse la cebolla, di unas vueltas, freí un poco e incorporé la patata. Seguí friendo hasta que comenzó a dorarse la cebolla, entonces añadí la remolacha. Puse un poco de pimienta molida y una pizca de sal. Dejé freír unos minutos, removí un poco e incorporé el caldo vegetal. Dejé cocer durante unos 8 minutos aproximadamente y aparté del fuego. Puse todo este contenido en el vaso de la batidora, junto con dos quesitos en porciones y batí hasta obtener la crema. Reservé. 

Los huevos de codorniz los cocí en un cazo con abundante agua, durante unos 8 minutos aproximadamente.

Las trufas las hice de la siguiente manera:

En un bol puse el queso blanco cremoso, el quesito en porciones, el quesito Camembert, el queso Parmesano rallado, la cebolla crujiente, los mini biscotes desmenuzados y la mantequilla. Lo mezclé todo muy bien y con las manos fui formando unas bolas.

En un bol puse la mezcla de pasas, almendras crudas, semillas de calabaza, semillas de girasol, orejones de albaricoques, almendras tostadas y pistachos. Pasé las bolas de queso hasta que se impregnaron de todos estos ingredientes.

A la hora de presentar el plato Cloud de Tableswing puse una base de crema de remolacha, encima un par de huevos de codorniz, 3 trufas de queso y frutos secos, al lado unos brotes de canónigos y el coco deshidratado. Por encima esparcí unas cuanta semillas de chía, unos puntos de crema de vinagre balsámico de Módena y un chorreoncito de aceite de oliva virgen extra.


¿Qué os a parecido? Yo solo puedo decir que quedó una crema con una textura muy buena, con un pequeño punto de dulzor. Las trufas de queso fueron el complemento perfecto, con el toque crujiente de los frutos secos, y el resto de ingredientes también aportó su sabor al plato, como el coco, que ligó de miedo con la remolacha.

Así que nada más, desearos que os encontréis bien, que os cuidéis mucho, no se puede bajar la guardia, y que seáis felices, por ejemplo comiendo cosas tan ricas como la de hoy, a mí me parece una buena forma de cuidarse, de alegrarse la vida, el estómago y la vista.









Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Tableswing a la que agradezco su colaboración.

 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...