miércoles, 30 de junio de 2021

Tostada con mermelada de cebolla, pimiento rojo y aguacate



Ya os he contado muchas veces que una de las razones por las que me hace tanta ilusión recibir la caja de Degustabox es porque me da la oportunidad de probar las últimas novedades que salen al mercado. De esta manera he comprobado lo sencillo que es hacer pan con el nuevo Pan Fácil de La Vieja Fábrica.

Y me ha hecho bastante ilusión, porque, de alguna manera, me ha recordado a esos panes rápidos con los que comencé a aficonarme a estos de las masas ya hace algunos años. Realmente es extraordirariamente sencillo hacer el pan de esta forma, es casi mágico. 

Una vez que hice el pan me propuse hacer unas estupendas pero sencillas tostadas, quedaron tremendamente ricas.




Paso a contaros, como cada mes, todas las novedades que encontré en mi caja de junio de Degustabox:

 - Cookies con Pepitas de Chocolate RobinGood es un #alimentoconalma ¿qué quiere decir esto? Pues que es un producto artesano de mucha calidad, en su elaboración intervienen personas en riesgo de exclusión social. Además para ellos es muy importante apostar por una economía sostenible y están muy preocupados por el medio ambiente. Lo mejor de todo es que estas cookies están requetebuenísmas. 

- Pringles Sour Cream & Onion Original, imprescindibles para acompañar tu aperitivo, con un formato ideal. Ya sabes de sobra que una vez que te comas una no podrás parar... 

- La Casera Refresco ligero de Limón, ¿qué no puede faltar en tu nevera este verano? Pues sin duda alguna, la Casera Refresco ligero de Limón, con la ventaja de que tiene cero calorías y cero azúcares añadidos. Para que la disfrute, bien fresquita, toda la familia. 

- Mentos Tropical Mix, ¿qué os parece transportanos al Caribe con esta gama de sabores? sandía, piña y mango-maracuyá. Compártelos con los que más quieres y date el gustazo. 

- Pasta Garofalo Penne Ziti Rigate integral y ecológico, con todos los beneficios de la fibra y sus propiedades nutricionales, no se me ocurre mejor manera de fisfrutar comiendo un buen plato de pasta. Los maestros pasteros napolitanos nos traen especialidad directamente a tu mesa. 

- Rialto Ajo y Perejil Original, para tus ensaladas, tus cremas, tus purés, tus sopas frías, para todo lo que se te ocurra. Sin fritura son la especialidad de Rialto desde 1988. 

- Tanqueray London Dry Gin & Tonic Flor de Sevilla Gin & Tonic, son bebidas ya preparadas, a base de ginebra y tónica. Listas para servir con hielo. Para que los mayores de 18 años disfruten de todo su sabor.

 - Aceite de Oliva Virgen Extra Amarga y Pica, ¿Qué no falta nunca en nuestra casa a la hora del desayuno para las tostadas o cuando hacemos una ensalada? Pues un buen aceite de oliva virgen extra, así que esta botella de aceite de oliva virgen extra de categoría superior, obtenido directamente de aceitunas en cosecha temprana y sólo mediante procedimientos mecánicos, nos va a venir más que genial.

 - La Vieja Fábrica Pan Fácil, esta mezcla de harina y levadura nos hará la vida más que sencilla a la hora de elaborar un pan realmente fácil. ¡En poco más de una hora!

 - Heinz Curry Mango Sauce, esta salsa gusta tanto a todos porque no tiene un sabor fuerte a curry ni tampoco a mango, su sabor es suave y equilibrado. Por eso, con ella, dar un toque exótico a nuestros platos de pasta, ensaladas, pollo o pescado es tremendamente sencillo. 

- Peanut Butter & Dark Choco Maple Glazed Pecan & Sea Salt Be Kind, ¿sabéis por qué tienen tanto éxito estas barritas y están tan ricas? Porque carecen de conservantes, colorantes ni sabores artificiales. Ingredientes 100% naturales: 60-70% frutos secos

 Si te has decidido ya y quieres recibir cada mes tu caja de Degustabox en casa aprovecha el código 0DIF4 y obtendrás un magnífico descuento, el precio final será de 7,99€ en vez de 14,99€ (gastos de envío incluido) para la primera caja de la suscripción. En su web encontraréis más información de cómo hacerlo.







Los ingredientes que vamos a necesitar para hacer la receta de hoy son los siguientes:

 - Pan Fácil La Vieja Fábrica

- Mermelada de cebolla

- Un pimiento rojo

- Un aguacate

- Un par de cerezas

- Semillas de chía

- Aceite de oliva virgen extra

- Crema de vinagre balsámico de Módena

- Una cucharada de pimentón dulce de la Vera

- Un puñado de frutos secos





El procedimiento fue el siguiente: 

Hace el pan es realmente sencillo. La Vieja Fábrica PanFácil nos da la opción de hacerlo a mano, en robot de cocina o en panificadora y explica cómo hacerlo en su propio envase. 

Yo opté por utlizar la panificadora solo para amasar. Por ese motivo puse las proporciones que indica la forma manual (1 Paquete dePan Facil más 250 ml de agua) a amasar. Cuando la mezcla llevaba unos minutos amasando en la panificadora ésta pitó y paró, con la idea de darme tiempo de incorporar a la masa una cucharada grande de pimentón y un puñado de frutos secos. Luego la panificadora se acccionó de nuevo y siguió amasando, hasta que se mezclaron todos los ingredientes. 

Entonces saqué la masa, le di la forma deseada, realicé unos cortes superficiales en la parte superior y la coloqué sobre una plancha de silicona apta para horno sobre la bandeja. Dejé fermentar dentro del horno a 80ºC, durante 45minutos. Luego subí la temperatura del horno s 220ºC, unos 20 minutos más. Lo saqué del horno y lo dejé enfriar sobre una rejilla.

Mientras se hacía el pan puse el pimiento en un recipiente de silicona apto para microondas para cocinar al vapor, junto con un chorreoncito de agua. Cocí en el microondas el pimento durante 3 minutos. Luego le di la vuelta al pimiento y cocí 3 minutos más. Comprobé que estaba bien cocido y lo saqué. Le quité las semilas, la piel y el pedúnculo. Lo corté por la mitad. 

Luego corté unas rebanadas y las tosté en la tostadora de pan.

Unté cada tostada con mermelada de cebolla, encima puse una capa de pimiento rojo, medio aguacate y dentro de este una cereza. Esparcí por arriba unas cuantas semillas de chía. Terminé poniendo un chorreón de aceite de oliva virgen extra y otro de crema de vinagre balsámico de Módena.

 


Pues ya veis que hoy he vuelto a compartir otra receta con aguacate, ya os conté hace algún tiempo que el aguacate ahora forma parte de los ingredientes que uso habitualmente en casa, llegó para quedarse. Los suelo comer en el desayuno, en la comida o en la cena, no todos los días, pero sí habitualmente. Está claro que le he cogido cierto cariño a los aguacate, y es que dan mucho juego en la cocina, combina estupendamente con muchos ingredientes.

Por cierto, el bote de mermelada de cebolla lo tenía en casa desde el verano pasado. Lo compré en Ibiza, el lugar al que finalmente decidimos ir a descansar unos días las pasadas vacaciones. Recuerdo que cuando llegó el verano pasado todo la tensión que había acumulada a causa de la pandemia se relajó un poco. No sabíamos qué hacer y, con cierto miedo y mucha ilusión, finalmente hicimos la maleta y nos fuimos a la isla. Sobra decir que Ibiza nos encantó, tiene unas playas fantásticas y nos vino muy bien relajarnos unos días. De alguna manera fueron una vacaciones algo extrañas, procurando en todo momento respetar las precauciones que en aquel momento marcaban las autoridades sanitarias. Tenía el bote de mermelada en la despensa aún sin estrenar, desde entonces, y ya iba siendo hora de darle salida con algo rico.

Ya que menciono las pasadas vacaciones, os quiero decir que os dejo unos días. Necesito descansar del blog y de todo un poco, quizás algún día siga compartiendo por Instagram, donde voy aún subiendo recetas antiguas de este blog. Os deseo un buen verano, cuidaros mucho, sed prudentes. Descansad y disfrutad, en la medida de lo posible, todo lo que podáis.







Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de Degustabox a la que agradezco su colaboración.


miércoles, 23 de junio de 2021

Espárragos esparragados con su huevo frito




Hasta el momento he compartido con vosotros en este blog más de 500 recetas, se dice pronto. Curiosamente este de hoy es uno de mis platos preferidos y no lo tenía publicado.

Cuando recibí el otro día en casa estos estupendos manojos de Espárragos Frescos del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Espárrago de Huétor Tájar para que los probara y os hablara de ellos pensé que ya iba siendo hora de que quedara en mi recetario esta receta que he comido toda la vida en casa. Realmente no he hecho más que copiar una receta de mi madre. Últimamente no paro de hablaros de ella, será por eso de que con todo el tema de la pandemia hace prácticamente un año que no la veo. Ella siempre ha hecho este plato con espárrago verde triguero. Yo, en este caso he usado esta variedad, y solo puedo decir que me chupé los dedos, literamente, cuando mojaba pan en la salsita. Así que hoy toca cocina tradicional de Andalucía.




El Espárrago de Huétor Tájar es un espárrago de descendencia silvestre. Se trata de una variedad autóctona, característica por su sabor amargo dulce, una textura firme pero carnosa y fibra inapreciable. Soporta altas temperaturas, por esa firmeza y carnosidad que le hacen muy resistente.

Desde 1970 este espárrago es manipulado de forma artesanal en fresco. A nivel organoléptico se diferencia de los espárragos verdes, en que son más delgados y tienen un porte más recto, el color del tallo tiene tonos más oscuros (verdes, morados y bronces) tiene un intenso sabor amargo dulce, un profundo aroma y una textura firme y carnosa.

El Espárrago de Huétor Tájar se cultiva en la fértil y milenaria vega de Granada, zona pionera del cultivo de espárrago que abarca los municipios de Huétor Tájar, Illora, Loja, Moraleda de Zafayona, Salar y Villanueva Mesia, con la mayor parte de producción en Huétor Tájar.

El espárrago de Huétor Tájar a través de técnicas de cultivo, el adecuado laboreo, el control de plagas y enfermedades y el buen hacer y saber de sus agricultores proporcionan el medio idóneo en esta zona.

El Espárrago de Huétor Tájar se ha seleccionado de forma natural por sus agricultores valorando principalmente el color, el sabor, la textura y la longitud de espigado del turión desde el año 1930. Este espárrago se recolecta al amanecer, con el máximo cuidado para evitar su deshidratación y pérdida de características propias. Su posterior manipulación y expedición se realiza en un tiempo récord, llegando en menos 24 horas desde su recolección hasta su puesta en el mercado, garantizando así su máxima frescura y calidad.



Por cierto, no es la primera vez que os hablo de los espárragos de Huétor Tájar, ya lo hice en el año 2020 cuando compartí la receta Arroz con gambas y espárragos y en el año cuando publiqué la Tapa de espárragos trigueros con berenjenas y zanahorias asadas, jamón y queso






Paso a contaros los ingredientes que usé para hacer la receta de hoy:

- Aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharada de pimentón dulce de la Vera
- 2 rebanadas de pan frito
- Un  diente de ajo grande
- Una pizca de sal
- 2 huevos


Ahora paso a contaros cómo hice la receta de Espárragos esparragados:

Lo primero que hice fue pelar el diente de ajo. Entonces puse en una sartén abundante aceite de oliva y freí el ajo. Una vez frito lo saqué y lo puse en un mortero. A continuación freí las rebanadas de pan, hasta que quedaron doraditas. Las saqué y las puse también en el mortero, junto con una pizca sal.

Luego saqué el aceite de la sartén y dejé solo como tres cucharadas.

A los espárragos les corté los extremos más duros. El resto de cada espárrago lo partí en varios trozos, más o menos todos del mismo tamaño.

Puse los espárragos en la sartén con el aceite. Di unas vueltas, los freí un poco. Saqué algunas puntas de espárragos que luego utilicé para poner encima del huevo frito. Pasados unos minutos puse el pimentón en la sartén, junto a los espárragos que seguía cocinando, di un par de vueltas, incorporé el majado del mortero, integré todos los ingredientes y cubrí con agua. Dejé cocer unos 12 minutos, hasta que se ablandaron los espárragos.

En otra sartén puse abundante aceite de oliva y cuando estuvo bien caliente freí los huevos. Les puse una pizca de sal por encima.

A la hora de servir puse en el plato una base de espárragos, con su salsita. Encima un huevo frito y encima de este las puntas de espárragos que había reservado previamente.




Estaba tan tan tan rico que me supieron a gloria. Por cierto, en casa mi madre suele cuajar el huevo entre los espárragos, pero yo lo prefiero frito, me gusta más. Pocas cosas me gustan más en esta vida que un buen huevo frito. Nada comparable a cuando rompes la yema con un trocito de pan.

Por cierto, hablando de pan, ya sé que es un tópico decir que se necesita un buen trozo de pan para acompañar este plato, porque la salsita que acompaña a los espárragos es una pasada. Y una cosa más sobre el pan, el que se suele utilizar para hacer las rebanadas de pan frito para el majado es el conocido como el "pan de campo", claro que siempre hay la posibilidad de hacerla con otra pan, siempre digo que lo importante es adaptat la receta a nuestros gustos y circunstancias.

Como curiosidad, contaros también que en casa, cuando mi madre cocinaba muchos espárragos, también a veces me gustaba hacerme un revuelto o escurrir los espárragos de la salsa y hacerme una tortilla con ellos. Y deciros que de esta misma manera que cocina los espárragos también cocina las tagarninas, una planta que se cría en sembrados y barbechos. Es un cardillo. En Cádiz es muy popular, imagino que también en otras zonas. Aquí en Barcelona no las he visto nunca. Cuando algún cocinero popular conozca las tagarninas cogerá la receta tradicional, le pondrá su nombre y la hará famosa, como he visto que ocurre con multitud de recetas. Me hace mucha gracia cuando leo "Mollete de fulanito" o "Gazpacho de menganito", luego leo la receta y veo que son platos populares de toda la vida, que les enseñó a hacer alguien que lleva cocinando esa receta 1000 años. Bueno, voy a dejar este tema que me estoy complicando y metiéndome en berenjenales espesos...

Por último, estaba repasando la receta y veo que he escrito en varias ocasiones "un manojo de espárragos", pero yo toda la vida he utilizado la expresión "una maceta de espárragos".

Os dejo, disfrutad este verano que acaba de comenzar☺





Para la elaboración de esta receta he recibido muestras del Consejo Regulador de la Denominación Específica Espárrago de Huétor Tájar a la que agradezco su colaboración.

miércoles, 16 de junio de 2021

Puré de lenteja roja con panceta, morcilla y chorizo



Lo sé, lo sé, sé que ya va haciendo calor y quizás apetecen comer las lentejas en ensaladas u otro tipo de platos más ligeros, pero no quería dejar de compartir con vosotros esté puré de lentejas rojas que hice el otro día en casa, básicamente por lo rico y sabroso que estaba. También es cierto que yo, incluso cuando hace mucho calor, soy capaz de comer platos de cuchara, todo tiene que ser que se me antoje algo y entonces ni los grados, por muchos que sean, hacen que cambie de opinión.

De alguna manera hoy vuelvo a la comida de casa, a la que he comido toda la vida. Mi madre hacía un potaje los lunes (bueno, ella no dice "hago un potaje" sino "planto un potaje") de garbanzos, de lentejas o de habichuelas y ya tenía plan de comida para lunes y miércoles. Era una buena manera de organizar la comida de una familia numerosa. Los lunes, por ejemplo, comíamos los lentejas con morcilla y chorizo y los miércoles mi madre les añadía arroz. Por cierto, está claro que eran otros tiempos, en los que la preocupación por comer variado era bien distinta. Además, ahora hay otras facilidades y recursos para poder comer distinto cada día de la semana.

Pues yo muchas veces, lo que hacía, era comer los lunes el potaje y el miércoles, para no repetir, me hacía un puré, de esta forma tenía la sensación de que comía algo distinto. Supongo que de ahí viene mi costumbre por cocinar ahora tantos purés y cremas.

El puré de hoy lo he hecho con lenteja roja, algo que yo no había visto en mi vida hasta hace relativamente poco tiempo. En casa se cocinaba la lenteja de toda la vida. Como he dicho anteriormente con su chorizo y su morcilla. Así que hoy yo a mi puré he decidio darle un toque muy gustoso con este Compango de Palcarsa, ideal para platos tradicionales o de cuchara. Presentado en un único envase que contiene 3 productos: chorizo 100% natural, morcilla y panceta curada.




Los inicios de la empresa se remontan a la marca de La Langreana, que ha evolucionado desde los  años 40 hasta la actualidad hasta llegar al desarrollo de Palcarsa.

Desde 1946 producen embutidos en León, con el fin de llevar a su mesa un excelente sabor con un alto estándar de seguridad alimentaria. Lo que permite este resultado es su experiencia, la selección de materia prima, la constante renovación de instalaciones y maquinaria de producción, una optimización logística y, por supuesto, su equipo humano.

Ubicados en el corazon de la provincia de León, región de gran tradición chacinera", elaboran embutidos y cecinas de alta calidad. Una amplia variedad de sabores compone su catálogo de productos, que crece y se adapta, año tras año.

Si quieres puedes acceder a sus productos y comprarlos en su tienda online.



Paso a contaros los ingredientes que usé para hacer este Puré de lenteja roja con panceta, morcilla y chorizo:

- 1 pack de Compango compuesto por Panceta, Morcilla y Chorizo de Palcarsa
- 1 cebolla
- 1 zanahoria
- 1 pimiento choricero
- 200 g de lentejas rojas
- 35 ml de aceite de oliva virgen extra
- Un chorreón de vino
- Una pizca de sal
- Frutos secos
- Queso Payoyo
- Unas bolas de mozzarella
- Unos canónigos
- 2 rebanadas de pan frito
- Un trocito de pimiento verde asado




Ahora paso a contaros cómo hice la receta:

Lo primero que hice fue poner el pimiento choricero en un vaso con agua.

Luego me puse a cortar en trozos, más o menos del mismo tamaño, la morcilla, el chorizo y la panceta. Lo puse todo en la sartén, sin aceite, con la idea de que con la propia grasa de todos estos ingredientes se doraran los trozos. Cuando comprobé que se habían dorado lo sufciente lo separé en dos partes. Una parte de esta mezcla la puse en el vaso de la batidora, la otra la guardé en un plato.

A continuación pelé la cebolla y la corté en trozos pequeños. Lo mismo hice con la zanahoria.

El pimiento choricero lo saqué del vaso, lo escurrí, le quité las semillas y también lo corté en trozos. Reservé el agua.

Entonces puse en una cazuela un chorreón de aceite de oliva, eché la cebolla, di unas vueltas, incorporé la zanahoria y el pimiento choricero. Di unas vueltas y puse una pizca de sal y chorreón de vino blanco. Dejé cocer unos minutos y puse las lentejas y el vaso de agua en el que había tenido metido el pimiento choricero. Dejé cocer unos minutos, hasta que se ablandaron las lentejas.

El siguiente paso consistió en poner todo esto en el vaso de la batidora, en el que tenía la panceta, la morcilla y el chorizo. Lo trituré todo con la batidora.

Las rebanadas de pan las corté en cuadraditos y las freí en abundante aceite.

A la hora de servir el puré utilicé un molde cuadrado. Cuando deslmoldé puse por encima unos trozos de chorizo, morcilla y panceta (la que tenía guardada en un plato), rallé un poco de queso Payoyo, puse un trocito de pimiento verde asado que tenía en la nevera de una receta anterior, una combinación de frutos secos, unos trozos de pan frito (para darle un toque crujiente, además de sabor) una bola de mozzarella y un cogollo de canónigo, para darle un toquecillo verde. Todo esto que coloqué por encima fue el complemento perfecto para dar sabor y color a este puré tan rico.




Pues esta es mi propuesta de hoy, una receta muy rica, con mucho sabor, gracias los estupendos productos de Palcarsa. Ya os seguiré hablando otro día de ellos, con alguna que otra receta tan rica como esta.

Por cierto, hacéis alguan receta con lentejas rojas que quede rica, ya me lo contaréis. Soy todo oídos. Sed felices!







 Para la elaboración de esta receta he recibido muestras de la marca  Palcarsa a la que agradezco su colaboración.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...